Muchas personas creen que hay que ser valiente para reinventarse, para empezar una nueva aventura, para dar el paso y saltar.

Muchas personas me dicen que soy valiente por empezar una nueva aventura, por dar el paso y saltar.

Yo les digo que no tanto, aunque algo sí, pero no es solo eso lo que hace falta para reinventarse.

Para hacer un cambio, para empezar algo nuevo, para reinventarte, te tiene que pasar algo, a nivel interno o externo, alguna crisis que te haga tambalear tu mundo y querer cambiarlo

A mí me llegaron juntas, la interna y la externa. Hacía tiempo que quería hacer algo diferente, una idea me rondaba en mi cabeza, me flotaba en las tripas como mariposas y sentía que estaba cerca, pero no me atrevía a empezar, a dar el paso.

 

Al proceso de la reinvención se llega después del convencimiento que surge cuando una idea hace vibrar hasta la última fibra de nuestro adormecido corazon. Dr. Mario Alonso Puig

 

La externa fue la que me hizo lanzarme a la aventura y dar el paso.

 

Comencé a preguntarme ¿Qué puedo hacer para superar esto? ¿Qué puedo aprender de esto que me está ocurriendo? ¿Qué puede haber de positivo en lo que está pasando?

Eso me preguntaba una y otra vez, mientras sentía que mi mundo se caía.

Y cuando descubrí, cuando sentí mi “Para qué”, me lancé, me Reinvente. https://anaarnaiz.com/mi-primer-post

 

Quizás te suene raro, o al contrario, demasiado de moda, la palabra «reinventarse». 

Reinventarse significa volver a inventarse y quizás ahora tú estés pensando, si yo nunca me he inventado ¿Cómo me voy a reinventar?

Pues claro que te has inventado, creaste una profesión, una manera de vivir, de relacionarte, de viajar…  en estos momentos el mundo ha cambiado y necesitamos explorar otras posibilidades, atrevernos a hacer cosas que no hemos hecho aún, ha llegado la hora de ser valiente y atreverse, de cambiar el «es que» por el «hay que».

 

Cuando ya me había reinventado y  creado mi propio proyecto y empezaba a arrancar, llega el covid y lo paraliza todo.

Un día me empezó a doler mucho el tobillo fui a mi fisio Belén y me preguntó: Ana, ¿A qué tienes miedo de dar el paso?  ¡¡Ufff me quede loca!!   Me dí cuenta que estaba en esas.

Fue curioso que no sabía por donde caminar y me pasaba el día diciendo que «estaba con el pie cambiado».

 

¿Crees que voy a salir adelante si me quedo en la queja, en el «es que»? No, claro que no. 

 

Me puse en el «hay que» y me dije: Ana esto hay que adaptarlo a los nuevos tiempos.. y en esas estoy.

No te quedes en eso de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” o “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”

 Yo creo que siempre hay algo bueno que conocer o algo que nos hará crecer y mejorar.

Al igual que me pasó a mí, a mi querida compañera Begoña Lorenzo se le pararon sus cursos presenciales y esto es lo que nos contó:

Os quiero contar que ante la situación de no poder tener sesiones presenciales, se me retrasaron hasta no se sabe cuándo, dos posibles cursos. Me puse en modo crisis hasta que una persona me dijo ¿Por qué no te lanzas al mundo digital?». Seguí en modo preocupación y negativo «Ya hay muchas cosas, hay que ser muy buena para hacerlo on-line…», mil historias paralizantes, hasta que nuestra querida Ana Arnaiz con su historia del pie me dio el empujón. El 26 de noviembre empiezo mi primera formación on-line. Tengo que deciros que estoy muerta del susto, pero quiero pensar que es un reto. A día de hoy tengo 10 matrículas y más en perspectiva. Quién sabe si he abierto un nuevo camino laboral a consecuencia de una crisis. ¡¡¡caso de libro!!!!.

 

 

En las crisis también hay ejemplos de personas que descubren que pueden tener otra profesión y que han puesto toda su energía y su esperanza en conseguirlo. Y han tenido éxito”.

 

 

En este camino es bueno buscar profesionales que nos apoyen y nos sirvan de guías.

También fijarnos en referentes para nosotros, en personas que nos inspiren, que hayan conseguido reinventarse.

 

A veces ante ciertos retos, nos sentimos sin fuerzas, no sabemos qué hacer, hacia donde ir y nos quedamos bloqueados, paralizados.

 

“Una persona que está bloqueada emocionalmente también está anulada intelectualmente”

Mario Alonso Puig «Reinventarse»   https://marioalonsopuig.com/

El miedo a lo nuevo, al cambio, nos genera angustia y nos preocupamos por cosas del futuro que imaginamos y que en muchos casos no suceden y que, si van a suceder, mejor que nos pillen preparados.

Tenemos que empezar por conocernos a nosotros mismos, por conocer nuestras fortalezas, nuestras debilidades, qué creencias limitantes no nos dejan avanzar, que distorsiones nublan nuestros pensamientos.

Por eso lo primero para reinventarse es hacer un trabajo interior, para saber donde apoyarnos, como caminar, como ir avanzado hacia nuestras metas.

 

“La reinvención es muy diferente de la adaptación. Si hace frío y nos protegemos buscando calor, nos adaptamos a las distintas situaciones del medio, o a los cambios físicos. 

La reinvención es otra cosa, y tiene lugar cuando una persona ha de enfrentarse a un cambio importante en su vida o su entorno, negativo o positivo, que suele ocurrir de forma inesperada”. Luis Rojas Marcos

 

Cuando confiamos en nosotros, en nuestras posibilidades, somos capaces de creer y de crear otras realidades, otro futuro.

Si queremos reinventarnos, nos conviene centrarnos en lo que queremos y no en lo que tememos.

Cuando nos sentimos ilusionados, alegres, por algo nuevo, por algo que nos ha salido bien, solemos ser más amables, más pacientes y vemos las cosas diferentes. Aflora nuestra creatividad y nuestra apertura de mente hace que descubramos cosas que no habíamos visto.

 

Cuando cambiamos la forma de ver las cosas, las cosas mismas cambian.

 

                                                          Empuja la vaquita

 

Había una vez un Maestro de la sabiduría que paseaba por el campo con su discípulo, cuando se encontraron con una humilde casa de madera que estaba habitada por una pareja y sus tres hijos. Todos iban pobremente vestidos, con ropa sucia y rota. Sus pies estaban descalzos y el entorno se notaba de una pobreza extrema.

El Maestro le preguntó al padre de familia cómo hacían para sobrevivir, ya que en aquel paraje no existían industrias ni comercio, ni se veía riqueza por ninguna parte. Con calma, el padre de familia le contestó: «Mire usted, nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona varios litros de leche cada día. Una parte la vendemos y con el dinero compramos otras cosas, y la otra parte la usamos para consumo propio. De esta forma sobrevivimos «.

El Maestro agradeció la información, se despidió y se fue. Al alejarse le dijo a su discípulo: «busca la vaquita, llévala al precipicio y empújala al barranco «. El joven quedó espantado, ya que la vaquita era el único medio de subsistencia de aquella humilde familia. Pero pensó que su Maestro tendría sus razones y, con gran pesar, llevó a la vaquita al precipicio y la empujó. Aquella escena se quedó grabada en su mente durante muchos años.

Al cabo del tiempo, el discípulo, culpabilizado por lo que había hecho, decidió dejar al Maestro, volver a aquel lugar y disculparse con aquella familia a la que había hecho tanto daño. Al acercarse hacia aquel paraje vio que ahora había árboles, una preciosa casa, un automóvil aparcado y muchos niños jugando en un maravilloso jardín. El joven se sintió triste y desesperado al imaginar que aquella humilde familia hubiera tenido que venderlo todo para sobrevivir. Preguntó por la familia que vivía antes en aquel lugar y le contestaron que seguían allí, que no se habían marchado. Entró corriendo en la casa y se dio cuenta de que la habitaba la misma familia que antes.

Entonces, le preguntó al padre de familia qué había pasado y éste, con una amplia sonrisa, le contestó: «Teníamos una vaquita que nos proporcionaba leche y con la que sobrevivíamos. Pero un afortunado día la vaquita se cayó por un precipicio y murió. En ese momento nos vimos obligados a hacer otras cosas, a desarrollar otras habilidades que nunca habíamos imaginado poseer. De esta forma comenzamos a prosperar y nuestra vida cambió «.

 

Todos nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona cosas básicas para sobrevivir, pero que nos hace dependientes de la rutina.

Todo nuestro mundo se reduce a lo que la vaquita nos proporciona. 

Descubre cuál es tu vaquita.

A muchos, en estos momentos, se nos ha caído la vaquita por el precipicio, es hora de desarrollar esas habilidades que crees no tener, que no imaginas o que no te atreves a sacarlas a la luz y ponerte en marcha.

Quizás tengas miedo, se trata de pasar esa barrera, una vez que pasas esa frontera, eres capaz de mucho más de lo que tú te crees ahora y puedes volver hacer algo nuevo.

 

«Hazlo y si te da miedo, hazlo con miedo. Cógele de la mano y salta».Elena Arnáiz

 

 

La verdadera reinvención, defiende Rojas Marcos, no es mera transformación de actitudes.

Éstas son sencillas de modificar, lo complicado es alterar las conductas.

«Reinventarse no sólo consiste en creer en cosas en las que antes no se creía, sino en tener otros comportamientos. Para cambiar de rutinas hace falta tiempo, pero también esa voluntad que solo se posee cuando somos conscientes de que debemos cambiar».

Puede que aún no lo creas, pero está en tus manos, no se trata de edad, ni de conocimientos, de estudios, de nivel sociocultural, ni de valentía, reinventarse se trata de:

💜 Creer en ti.

💜 Conocerte.

💜 Actitud positiva.

💜 Voluntad para cambiar.

💜 Compromiso con tu proyecto.

💜 Motivación. 

💜 Pasión.

💜 Ilusión.

    

¿Saltamos?

 

26 comentarios

  1. Ana gracias por tu post de hoy. Cuando nos reinventamos crecemos, desplegamos talento y es una responsabilidad hacerlo para hacer de este mundo un lugar más bello y más bonito donde vivir. Un besazo amiga!

    • Esa responsabilidad a veces da mucho «susto», pero te puede traer tantas alegrías y tanto bueno al mundo.
      Enhorabuena por saltar!!😊
      Gracias a ti por compartir.
      Un abrazo amiga, nos vemos pronto💜

      • Ana eres una inspiración para las personas que como yo ahora mismo queremos dar un paso hacia lo desconocido, hacia el lugar en el que ocurre la magia… sé que el camino estará lleno de momentos de incertidumbre, pero cuando el corazón te empuja el miedo acaba siendo un susurro… gracias por hacer realidad tu sueño, porque con él ayudas a los que buscamos hacer realidad el nuestro

        • Que bello lo que dices, cuánto me alegro que estes en el camino y que nos hayamos encontrado en él.
          «Cuando el corazón te empuja el miedo acaba siendo un susurro» ufff me la apunto, como dice una buena amiga, es para coserla a punto de cruz, enmarcarla y colgarla.😊
          Gracias, seguimos caminando💜

          • Ostras que valiente y tb cuanto te conoces…la verdad es que yo no sé o no encuentro algo o un motivo para reinventarme…alomejor estoy bien o no ha llegado el momento quien sabe, a veces intento empeñarme en pensar algo en lo que reinventarme y no lo

          • Bueno llevo mucho trabajo interno, por eso os lo recomiendo y os digo que es el primer paso.
            No es obligatorio reinventarse, es necesario si hay algo en tu vida con lo que no estas conforme, algo que te resuena y quieres hacer, etc.
            Si no hay nada que te resuene y estás contenta con tu vida, si lo que haces te hace feliz, sigue así y haz más de eso.
            Solo una cosa, si te oyes quejándote, diciendo muchas veces «Es que», entonces escuchate mejor….
            Un abrazo grande💜

  2. Ana, desde que te conocí, me transmitiste una gran simpatía, vi en tí esa cercanía de las personas que parece que conoces de toda la vida, te aplaudo por ser de ésas personas valientes que afrontan el miedo haciéndole cara, te has sabido reinventar y despojarte de tu envoltura como las mariposas y te has lanzado al mundo sin miedo alguno.
    Te deseo que en ésta nueva etapa de tú vida te vaya bonito.😘😘.🦋🦋

  3. Gracias Ana
    En esas estoy yo, en buscar mis fortalezas. Está claro que es mi momento, pero el miedo a lo nuevo y diferente me paraliza. Por eso me encanta lo de coger al miedo de la mano y saltar.

    • Da pasitos cortos, que te muevan poco a poco.
      Escribe lo que sueñas y que puedes hacer para llegar a ello.
      y ya sabes que aquí estoy si quieres que Saltemos.
      un abrazo💜

  4. Geniales tus palabras y tus reflexiones Ana! Gracias por compartir 😊😊. Habrá q cogerse de la mano del miedo y saltar!! Gracias de verdad, por hacerme pensar y reflexionar. Gracias por estar💜💜😘😘

      • Gracias por tus palabras, me ha hecho reflexionar sobre todo el por qué no reinventarse si ya nos hemos inventado una vez, qué razón y qué buen argumento para lanzarse a probar cosas nuevas. En esas estamos, con miedo pero saltando!

        • Me consta que has saltado muchas veces, con miedo, con dudas y has salido reforzada de cada decisión.
          Tienes todos los ingredientes para reinventarte las veces que quieras.
          Vas a ser una de las directoras más bonitas y queridas de la historia de las escuelas infantiles.
          Una LÍDER con mayúsculas.
          Sigue saltando bella y recuerda que estoy por aquí cerca.
          Un abrazo💜

  5. Reinventarme para mí es ir buscando pequeños cambios que me desestabilizan muchísimo porque me sacan de mi confort pero al mismo tiempo esas mariposas que se me mueven en el estómago hacen que ponga todo mi interés en elproblema.. a veces con demasiado ahínco que me olvidó de mi demás. Pero lo necesito para encontrar mi equilibrio. Me encanta la afirmación: somos un 10 por ciento de lo mostramos al exterior y un 90 por ciento de lo que hacemos.

  6. Que bueno que sigas a tus mariposas y que pongas todo tu interés, solo una cosa, no te olvides de ti, cuídate tú primero, para poder cuidar a los demás.
    Si no estás bien Tú será más difícil conseguir tus objetivos, sueños, METAS…
    Muy buena la frase, sí es eso de menos lirili y más larala, jajajaj
    Gracias por compartirla 😊
    Un abrazo💜

  7. Muy interesante el post, como todos los que haces. Admiro tu valentía para reinventarte y dar el paso como lo diste. Yo soy más miedosa y me cuesta salir de mi zona de confort. Y aunque tú has puesto el ejemplo del refrán ñ, que no deberíamos seguir: «más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer». A mi en concreto me da tranquilidad, porque es lo que conozco y me da miedo cambiar. Un beso amiga 😘😘😘

    • Gracias amiga.
      Bueno, si estas bien, si te gusta donde estas, esta bien…
      Si estás en un lugar que no te gusta, porque es lo que conoces…ummm ¿qué tal si pruebas a dar pasitos?
      Ya me cuentas qué es eso que te da tanto miedo😉
      Un abrazo💜

  8. Querida Ana, ¡que razón tienes. Salir de la zona de confort es difícil, lo primero es que lleguemos a plantearnos lo en algún momento de nuestra vida. Yo ya lo hice una vez y ahora he vuelto ha hacerlo y me veo, a mi edad, estudiando programación informática. ¡ quien me lo iba a decir! Me he armado de valentía, lo que no se si estaré a la altura y si podré conseguirlo, lo único por lo que me sentiré satisfecha es haberlo intentado. Me alegró mucho de que estés en nuevos proyectos con tus cursos. Mucha suerte.
    Un abrazo guapa.

    • Nunca es tarde y más cuando se tiene un espíritu joven y ganas de aprender, cómo es tu caso.
      Ya tienes que estar muy satisfecha por haberte puesto en marcha.
      Por supuesto que estarás a la altura, lo primero es creer en ti, claro que hay que trabajar y dedicarle horas, pero si le pones:
      💜 Actitud positiva.
      💜 Compromiso con tu proyecto.
      💜 Motivación.
      💜 Pasión.
      💜 Ilusión.
      Conseguirás tu propósito.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un abrazo grande amiga, ojala pronto una buena Romería💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario puedes facilitar tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos. Para poder enviar el comentario debes aceptar mi Política de Privacidad.

  • Responsable de los datos: Ana Arnáiz
  • Finalidad: Responder a los diferentes comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso
  • Destinatario: Ana Arnáiz.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.

Publicar comentario