Háblame de ti

Háblame de ti.

Algunos, sobre todo algunas, que rondan los cincuenta estarán tarareando la canción de los Pecos, ese dúo de finales de los 70 y principios de los 80, que volvía locas a las chicas del momento.

La canción decía:

Háblame de ti, de la libertad…

Háblame de ti, de la soledad

Y cuéntame si tú has podido ver
Al silencio llorando cada atardecer
Háblame de ti, quiero conocer.

Háblame de ti, de tu ansiedad
De la eternidad, si fuera verdad
Por dejar de sentirme en soledad
Para hacerme tuyo.

 

Me gustaría que me hablaras de ti, que hablaras de ti, de las cosas que te importan, cuando hablas con tus amigos, con tus hermanos, tus padres, tus hijos, con las personas que te importan y que te aportan.

Y sin embargo, nos cuesta tanto…

En mi último post te hablé de la escucha, de cómo escuchar a los demás, del regalo que esto supone, en este quiero contarte cómo hablar de ti, como expresar lo que piensas, lo que sientes, lo que quieres o no quieres, sin que ello te suponga pasarlo mal o generar un conflicto.

 

Cuando me pongo a escribir me gusta imaginarte leyendo, me gusta imaginarme tu cara, tus ojos, tus gestos, al ir leyendo esto.

Me gusta hablarte al corazón y por eso escribo desde el corazón.

Aunque reconozco que no siempre ha sido así.

Aprendí de Paco Yuste, https://franciscoyuste.es/  a no hablar de manga a manga, a hablar de mano a mano, he aprendido con los años, que si hablas al corazón te responde el corazón.

 

Un día el maestro preguntó:

– ¿Por qué grita la gente cuando está enojada?.

Los monjes pensaron

– Porque perdemos la calma – dijo uno de ellos, por eso gritamos.                                             

– Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?

Nadie dijo nada, al final el maestro dijo:

– Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más alejados estarán, y más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro.

Luego el maestro preguntó:

– ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?

– Se hablan suavemente, porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, pues llegará un día en que la distancia sea tanta que no podrán encontrar el camino de regreso.

 

Las personas se gritan porque sus corazones están lejos, las personas que se aman se susurran al oído, porque sus corazones están muy cerca y pueden escucharse.

 

 

 

 

Y tú ¿Cómo hablas? ¿Desde dónde hablas?

¿Cómo expresas lo que sientes?

¿Hablas de forma pasiva? ¿agresiva? ¿asertiva?

¿Qué es hablar de forma asertiva?

 

La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás.

                                                                          LA ASERTIVIDAD: EXPRESIÓN DE UNA SANA AUTOESTIMA

                                                                                                          Olga Castanyer Mayer-Spiess    http://sijepsicologia.com/olga/

 

No vale la sinceridad sin escrúpulo, el hablar sin filtro, como dice mi amiga Bea.

No es acatar lo que dicen los demás, sin expresar mi opinión.

No es alzar la voz para que se me tenga en cuenta.  

Es la capacidad de transmitir una información de forma directa y clara, diciendo lo que se piensa y se siente, pero atendiendo también al bienestar de la otra persona, es la actitud de defender tus derechos sin herir a los otros. Es una herramienta de comunicación que facilita la expresión de emociones y sentimientos.

Asertividad es:

  • Respeto
  • Comunicación.                                                                                                               
  • Autoafirmación.
  • Derechos.
  • Honestidad.
  • Igualdad.                                                                                                                                   

La persona asertiva:

  • Sabe decir no o mostrar su postura hacia algo.
  • Sabe realizar peticiones.
  • Se autoafirma.
  • Resuelve conflictos de forma que se respeten ambas partes.
  • Reacciona con autoestima ante críticas.
  • Emite críticas de manera respetuosa.
  • Negocia acuerdos.
  • Sabe expresar sentimientos.

 

 

Hace unos días Olga Cañizares https://www.olgacanizares.es/ nos contó un término que me ha gustado mucho,  “Mi verdad en parte”, esto quiere decir que todos tenemos razón, aunque sea en parte.

Significa saber que no tenemos toda la verdad. Saber que al opinar solo tengo parte de la verdad.            Solo vemos, nos abrimos a la verdad de los otros y crecemos, suscita posibilidad de apertura, curiosidad y foco en la otra persona.

 

“Desde mi verdad en parte, sería maravilloso que todos aprendiéramos a hablar y a escuchar a los demás” 

Ana Arnáiz

 

Y ¿Cómo podemos ser asertivos?

En el libro Asertividad, expresión de una sana autoestima, te recomiendo que lo leas, se describen varias de estrategias, entre las que se encuentran, la respuesta asertividad elemental, la asertividad empática y los  mensajes‐yo, entre otras.

 

Respuesta asertiva elemental: Defender nuestros derechos. Usar un tono claro y firme, pero no agresivo. “No gracias, no quiero”

 

Asertividad empática: no quieres ofender pero tampoco sentirte herido tú. Nos ponemos en el lugar del otro para después defender nuestros propios derechos e intereses.

“Te comprendo, ahora intenta entenderme tú a mi”

 

Entre otros derechos, hablamos de los derechos asertivos.

Todo un decálogo que debemos respetar y hacer que se respeten, aquí los tienes,                 

        ¿Cuál es el que más te gusta?

DERECHOS ASERTIVOS:

  1. Derecho a ser tratados con respeto y dignidad.
  2. Derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.
  3. Derecho a ser escuchado y tomado en serio.
  4. Derecho a juzgar mis necesidades, establecer mis prioridades y tomar mis propias decisiones.
  5. Derecho a decir “NO” sin sentirme culpable.
  6. Derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir “no”.
  7. Derecho a cambiar.
  8. Derecho a cometer errores.
  9. Derecho a pedir información y ser informado.
  10. Derecho a obtener aquello por lo que pague.
  11. Derecho a decidir no ser asertivo.
  12. Derecho a ser independiente.
  13. Derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo…mientras no se violen los derechos de otras personas.
  14. Derecho a tener éxito.
  15. Derecho a gozar y disfrutar.
  16. Derecho a mi descanso, aislamiento.
  17. Derecho a superarme, aun superando a los demás.

                                                                             

MENSAJE-YO:

Cuando tú….         Cuando tú me gritas

Yo me siento…     Yo me siento atacada

Y por eso hago…  Y  por eso me pongo a la defensiva y no te escucho

¿por qué no….    ¿Por qué no me hablas más calmado y debatimos las cosas tranquilamente?

 

 

Cuando uses esta estrategia de Mensaje-yo, habla de la conducta que ha tenido esa persona, la persona es sagrada, di que te molesta o no te gusta de la conducta de la persona.

No es lo mismo decir “tu cuarto esta desordenado” que “eres un desastre, siempre tienes todo por medio”

 

Me gusta mucho el arte de hablar que nos enseña Daniel Goleman y que pertenece al psicólogo Haim Ginott. El modelo XYZ.

El arte de hablar de forma no defensiva consiste en la capacidad de ceñirse a una queja concreta sin terminar desembocando en un ataque personal. El psicólogo Haim Ginott, el pionero de los programas de comunicación eficaz, afirma que la mejor forma de expresar una demanda responde al modelo «XYZ», es decir, «cuando dices X me haces sentir Y, pero me habría gustado sentirme Z». Por ejemplo: «cuando no me llamaste por teléfono y no me avisaste de que llegarías tarde a nuestra cita para cenar me sentí despreciada y enfadada. Me habría gustado que me advirtieras de tu retraso», en lugar del habitual «eres un desconsiderado y un egoísta». En resumen, pues, la comunicación abierta no supone un desafío, una amenaza ni un insulto, y tampoco deja lugar para ninguna de las innumerables manifestaciones de una actitud defensiva, como las excusas, la evitación de responsabilidades, los contraataques destructivos, etcétera. En este caso la empatía vuelve a revelarse como un instrumento sumamente eficaz.

                                                  Enemigos íntimos, Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

 

Antes de hablar, antes de usar el poder de la palabra, hazlo de una forma consciente buscando dentro de ti respuestas a estas preguntas.

 

🟣¿Para qué hablas?

Generar amor, humor, buen rollo…Dejar clara tu postura, dar pena, generar unión, confusión, agradecer, evitar confrontación…

🟣¿Desde dónde hablas?

La conciencia, el amor, la libertad, la ternura, el temor, la autoridad…

🟣¿Qué quieres conseguir con lo que dices?

Caer bien, dejarme llevar, buen rollo, ganar, compartir.

                                              Apuntes impacto del lenguaje,

                              Carmen García http://eduemocion.com/carmen-garcia-leaniz-2/ y Olga Cañizares.

                                                            Experto en Inteligencia Emocional. UNIR

 

Aun sabiendo todo esto, a veces sigo equivocándome al hablar a las personas, si alguna vez lo he hecho contigo, te pido disculpas si no me di cuenta, procuro hacerlo cuando soy consciente.

Esta es la magia de la Inteligencia Emocional, darnos cuenta, tomar conciencia de lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos.

En tu mano está ponerlo en práctica.

¿Desde dónde vas a hablar?

HABLAME DE TI.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 comentarios

  1. Qué importante es saber comunicarnos!! Me sorprendo cuando oigo a alguien decir: «las palabras se las lleva el viento»…no se las lleva el viento…lo peor es que a veces pueden herir… así que estoy de acuerdo contigo…pensemos en qué vamos a decir, para qué lo decimos y a quién y cómo lo transmitimos…y desde luego hablemos siempre desde el corazón… yo estoy en ello…. gracias Ana por recordarnos lo importante que es tener una buena comunicación. Un abrazo

  2. Leer y reflexionar…, qué importante!!
    Leerte siempre me lleva a cumplir en parte , o en su totalidad, tu mensaje; y el de hoy , por supuesto, me lleva a reflexionar.
    Reflexiono por la intención de mis palabras y mis actos que no siempre llegan a la otra persona de la manera adecuada a ella.
    Qué difícil e importante se nos hace a veces ser asertivos, qué incrustado tenemos “ voy con la verdad por delante“…
    “La verdad”, “Mi verdad”…
    Qué bien me haría el reconocer y aceptar que en muchas ocasiones mis verdades no tienen nada que ver con las de mis escuchantes.
    Gracias, Ana, siempre.
    Un abrazo

    • Que buena reflexión Pilar, a veces vamos con nuestra verdad como tranvías ¿y cuál es la verdad?
      Ya has tomado conciencia,ahora solo te falta aceptar, sé que ese solo a veces es mucho y hace falta trabajar y cuesta mucho.
      «Desde mi verdad en parte» creo que el que lo hayas reflexionado y que sepas lo bien que te haría ya es una parte muy grande del camino.
      Ánimo campeona.
      un abrazo muy grande💜

  3. Me quedo con lo de «desde mi verdad en parte» porque nos es otra cosa que cuestión de perspectiva. Cada uno tiene una diferente ante un hecho y por eso es tan importante la escucha activa cómo bien dices. Empatizar y ser asertivo son fundamentales para poder comunicarnos de manera adecuada. Maravilloso, me ha encantado,Ana!!

    • Sí a mi me gusto mucho, yo antes decía «yo opino» creyendo que respetaba al otro y ahora me doy cuenta que a veces sentenciaba.
      Cuanto me alegro que te haya gustado Amparo.
      Gracias!!
      un abrazo 💜

  4. ¡Qué maravilla! ¡Qué maravilla!
    Creo que alguna vez te he comentado que llevo tiempo intentando aprender a gestionar mis emociones. Hice un curso de inteligencia emocional, pero por falta de tiempo y de recursos no he podido continuar de forma presencial y tus escritos me vienen como anillo al dedo, porque tengo muchas inquietudes e intereses en ese aprendizaje.
    A veces, me puedo permitir más atención que otras y me «voy a pillar» (en el mejor de los sentidos) en «faltas» al hablar a los demás, incluso en mis pensamientos. Soy una persona muy impulsiva y, en determinadas situaciones, hasta agresiva. Pues bien, estoy experimentando la transformación que desencadena una comunicación pausada, desde el respeto y mostrando el punto de vista propio, como lo que es, una percepción parcial y subjetiva.
    ¿La verdad? Ay, la verdad. Hay puntos de vista diferentes y vivencias en momentos y espacios en los que otras personas han estado y tú, no. Así que, qué importante me parece cómo lo explicas. Muy aplicable y muy necesario.
    Estás elaborando un blog de cabecera fantástico.
    Gracias, querida Ana

    • ¡¡¡Que bueno!!, que alegría más grande que te sea tan útil.
      Bueno, pues ya veremos cuándo y cómo puedes continuar tu aprendizaje en inteligencia emocional.
      Mientras tanto me alegra muchísimo, de corazón, que el blog te sirva.
      un abrazo 💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario puedes facilitar tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos. Para poder enviar el comentario debes aceptar mi Política de Privacidad.

  • Responsable de los datos: Ana Arnáiz
  • Finalidad: Responder a los diferentes comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso
  • Destinatario: Ana Arnáiz.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.

Publicar comentario