Escuchar con el corazón

 Ángela, es una señora de ochenta y cinco años que vive sola, ella vive en Ávila y sus hijos están fuera, debido a la pandemia ellos no se podían trasladar y en el mes de abril Ángela empezó a encontrarse mal. Comenzó a sentir miedo por la situación y a somatizarlo, casi no comía y dormía muy poco.

Su hija me pidió que la llamara y después de unas conversaciones por teléfono está mucho mejor.

Cuando la llamo me lo paso fenomenal con sus chascarrillos y su buen humor. Me encanta hablar con ella y sobre todo me encanta escucharla.

Cuando nos despedimos ella me dice: Gracias hija, muchas gracias, me gusta mucho hablar contigo, me sienta muy bien.

Y yo me siento realmente feliz de poder darle ánimos desde tan lejos, siento que el objetivo de Alegría de Vivir se cumple.

¿Sabes cuál es la magia? ¿Sabes qué es eso que Ángela agradece tanto?

 ¿Qué es eso que hago?

ESCUCHARLA.

Escuchar es uno de los regalos más bonitos que le podemos hacer a otra persona, es uno de los regalos más bonitos que nos pueden hacer.

 Y además, escuchar te hace ver que hay más problemas, que tú no eres el ombligo del mundo, que en  el mundo pasan más cosas, que hay más gente que sufre, que tu dolor es tuyo y que puede ser muy grande, que tu pena es muy honda, que tu enfado es muy gordo, pero al escuchar podemos darnos cuenta que hay personas que pasan por situaciones muy duras y cuando te pones en los zapatos de esas personas, a veces, te das cuenta que puedes hacer algo por ellas, dejas de darle vueltas a tus asuntos y te enfocas en ayudarlas y entonces, ya no te parece tan grave eso que te esta pasando.

 

 

“Nos han sido dados dos orejas, pero solo una boca, para que podamos oír más y hablar menos” (Zenón de Elea. Siglo.V a.c.) 

 

¿Qué significa Escuchar?

     Oír no es lo mismo que Escuchar.

 Escuchar es mucho más que oír, es poner atención, es tener voluntad de querer comprender, es centrarse en las necesidades del otro.

 Es hacer callar las voces que murmuran dentro de nosotros. 

 ¿Sabes que somos capaces de procesar 600 palabras/min, y solo somos capaces de hablar  100-120 palabras/min.?

Todo ese tiempo libre mental lo podemos usar en escuchar a la persona que habla.

 

Escuchar tiene muchos Beneficios en nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos:     

✔ Hace que se genere una comunicación positiva en un clima adecuado.

✔ Permite captar el sentido real del mensaje que estamos oyendo, lo que evita malas interpretaciones,  que muchas veces  nos traen problemas.

 

 

✔ Nos permite conocer mejor a los demás. 

✔ Hace que busquemos recursos dentro de nosotros que no utilizamos de forma consciente. 

✔ Enriquece nuestro mapa, nuestra manera de ver el mundo.

✔ Es un acto de dar.  

✔ Genera relaciones confiables.   

✔ Ayuda a reinventarse y ofrece un hospedaje emocional que hace que el estado de malestar y   de angustia se reduzca. Por eso cuando alguien te escucha, tienes esa sensación de alivio.

Escuchar desde el corazón y con el corazón se convierte en un instrumento de  curación. 

 

Y si escuchar es un regalo, ¿por qué no escuchamos??

 

Existen una serie de Obstaculos que no nos dejan escuchar, algunos tienen que ver con el ambiente, pero la mayoría tienen que ver con nosotros.

 

  1. Físicos y ambientales: ruidos, temperatura, comodidad, luz, cansancio. 
  2. Ansiedad: Preocuparse por uno mismo, ¡no lo voy a saber hacer! se pone en marcha cuando tenemos el foco puesto en nosotros, por qué es lo que tenemos que mostrar, por cómo nos van a recibir y que será lo que contestará. Comienza un diálogo interno que es el que escuchamos en realidad. 
  3. Superficialidad: Tendencia a generalizar, ¡a todo el mundo le pasa eso!
  4. Juzgar, moralizar, imponer las propias ideas, ver la situación desde tu punto de vista. cuando  dirigimos  nuestro  pensamiento  a  patrones  personales, normas, creencias, en lugar de estar atento a lo que el otro nos cuenta.   
  5. Impaciencia: No dejar que el otro se exprese,no dejamos que el otro termine sus planteamientos, queremos  que corra más o tarde menos.
  6. Tendencia a buscar repuesta mientras el otro habla, suele ser por inseguridad, por no saber cómo seguir.

Nuestro peor problema de comunicación es que no escuchamos para entender.

Escuchamos para contestar.

 

  1. Pasividad: Carencia de intervención activa, ¡parece que estoy muerto!
  2. Hablar en exceso: Contar problemas e historias propias.
  3. Apatía: damos la razón con gestos e incluso con monosílabos sin  prestar atención al mensaje.   
  4. Consejos: cuando decidimos solucionar la vida de los demás desde  nuestro mapa, asumiendo que nuestra perspectiva de la realidad es la única  realidad.   
  5. Trivialidad: usamos generalizaciones y tendemos a escapar de los  temas comprometidos normalizando el mensaje.   

 

 

Entonces ¿Cómo se escucha Activamente?

 

Se escucha,  con toda la persona.

 

✨ Escuchar  lleva  consigo  comprender  el  lenguaje,  los  gestos,  los movimientos  corporales,  las posturas, el tono de voz. Requiere de un esfuerzo de atención que  transmita al otro nuestro interés por lo que está contando.

✨ Saber escuchar ayuda a  la  persona  que  se  está  escuchando  a  sentirse  respetado,  acogido

✨ Saber escuchar no es solo una actitud, es también  una aptitud, una habilidad.

✨ Tener una actitud de escucha es tener en cuenta al otro. 

✨ Escuchar significa poner  atención para oír, querer comprender, centrarse en el otro.   

✨ La auténtica escucha nos lleva más allá de las palabras, abre todos nuestros sentidos  para recibir la información suficiente que nos ayude a esa comprensión.

✨ No solo se escucha con los oídos, se escucha con la mirada, con el cuerpo, con la  respiración

✨ Una buena escucha ofrece la posibilidad a la persona escuchada de comunicar y  expresar sus pensamientos, sus emociones, sus sentimientos.   

✨ Adoptar una actitud de escucha es apartar nuestros pensamientos y concentrarnos  en las expresiones del otro. 

✨ Necesita de toda nuestra energía en el momento  presente, toda la energía concentrada en las necesidades de la persona que le hagan  sentir reconocido y estimado. 

 

 

¿Qué necesitamos para escuchar activamente?

 

👍 Cuidar el entorno físico: ya hemos visto antes como puede interrumpir la escucha.   

👍 Liberar nuestra mente: vaciar nuestros pensamientos de nuestras preocupaciones  y de nuestros juicios. Adoptar una actitud de aceptación del otro.   

👍 La atención: foco puesto en la persona y sus palabras, no en nosotros.   

👍 El silencio: es un poderoso recurso que ofrece un espacio a la persona que habla  para reconstruir su historia y al que escucha para interpretar y comprender el  mensaje.   

👍 La mirada: conectando con la mirada del otro. Mirar a los ojos establecerá un  vínculo emocional con la persona, aunque debemos ser cuidadosos en no invadir  con ella, puede resultar agresiva.

👍 Observar más allá de las palabras: gestos, lenguaje no verbal, tono de voz,  respiración.   

👍 El rapport: una «danza» con la otra persona. Adoptar sutilmente sus posturas  corporales  y  acompañarle  en  sus  gestos  ayuda  a  comprender  su  estado  y  proporciona al escuchado una acogida integral. En algunos momentos, el rapport  puede resultar un espejo útil para que la persona vea reflejada su actitud ante el  mensaje que transmite.

👍 La empatía: esa actitud que nos permite captar el mundo de referencia de la otra  persona, «ponerse en sus zapatos», participando de su experiencia como si fuese  la nuestra propia y transmitiendo que ha sido comprendido. Para eso tenemos que  poner «nuestra pantalla en blanco», sin juicios, sin filtros mentales.   

 

No puedo terminar este post sin darle las gracias a Ángela por haberlo inspirado y por regalarme tantas perlas de sabiduría 

¡¡¡GRACIAS!!!

 

Según  el análisis transaccional, a esta forma de escuchar, de resolver esta necesidad, se le denomina «caricia».                 

¿No te parece maravilloso acariciar con tus oídos, con tu mirada, con tu atención?

Empieza hoy mismo a escuchar con el corazón y me cuentas que pasa a tu alrededor, que pasa dentro de ti.💜

 

24 comentarios

  1. Toda la razón del mundo. Hay que saber escuchar. Pero también que te escuchen y te dejen terminar de hablar porque eso pasa muchas veces que no dejamos acabar de hablar a las personas y las interumpimos muchas veces y eso sienta fatal. Ojalá aprendamos a escuchar a las personas sin interrumpir las. Gracias por enseñarnos tantas cosas buenas.

    • ¿Verdad? Sienta fatal y a veces piensas, va!! ya no se lo cuento, o quizás ni empiezas, total no me va a escuchar…
      Sí,empecemos por nosotros, vamos a escuchar y así cada vez habrá más personas que escuchen y aprenderemos muchas cosas y haremos sentir a los demás que les acariciamos.
      Gracias a ti por estar💜

  2. Me ha cambiado el día esta lectura. No solo en su contenido sino que he percibido la calidez y humanidad con la que está escrito. Muchas gracias Ana por lo que nos has compartido. Me siento enriquecida y con ganas de poner en práctica estos sabios consejos.

    • Cuanto me alegro Luz!!!
      Pues hala a darle al viernes.😊
      Ya me cuentas cuando los pongas en práctica.
      Tenemos pendiente una de mindfulness😄
      Un abrazo enorme, gracias a ti💜

    • Maravilloso Ana! Que importante es saber escuchar y ser escuchado. Efectivamente es un regalo, y que bonito es regalar, verdad?? Pues aprendamos a escuchar y escuchemos. Gracias por tus palabras y tu reflexiones. Gracias a Angela. Y, sobre todo gracias por escucharme😊😊😘😘

      • Que importante!!!
        Sí es muy bonito regalar y que te regalen.
        Gracias a ti también, por confiar en mí y poder escucharte y por escucharme.
        Abrazo Bella💜

      • Que razón tienes Ana, que importante es saber escuchar y como te gusta cuando te sientes escuchado. Me ha gustado mucho tu «post» Y por supuesto me ha parecido muy interesante. Tanto tus reflexiones que sirven de ayuda para que los demás reflexionemos, como la ternura que transmites con tus conversaciones con Ángela. Gracias amiga. Un beso😘

        • Gracias Tete, por escucharme tantas veces.
          Tú eres de las personas que escucha muy bien, he podido disfrutar muchas veces con tu mirada, con tus sonrisas, cuando me da por soltar la lengua y no dejar hablar a nadie (que de esos ratos también tengo)
          Gracias por seguir ahí💜

    • Eres la CAÑA!! Cuanto se aprende escuchando, no nos damos cuenta hasta que dejas de oir y empiezas a escuchar. Gracias por escribir tan bonito.

      • Gracias!!!
        Eso es, cuando apagas tu lenguaje interno y escuchas, se aprende tanto.
        Cuanto me alegro que te guste.
        Un abrazo rico💜

  3. Desarrollar una escucha al servicio del otro. Qué lindo desafío!!!!
    Profundizar en la empatía acercándonos lo más posible a ver el relato dese la mirada del otro, teniendo presente que puedo estar lo más cerca posible y aún así todavía queda un espacio entre lo que ven sus ojos y los míos. Acompañar la escucha con la humildad en reconocer que, aunque estoy lo más cerca posible, todavía hay un espacio donde puedo acompañar sin juzgar su mirada.

    • Sé que eres de esas personas, he podido disfrutar de tu escucha, de tu empatía, de tu respuesta calida, sin jucios, de tus propuestas, que no consejos.
      Gracias Marina por contactar conmigo💜

  4. Oh Ana, me has emocionado, Ángels es una persona tan especial y maravillosa, fuerte con luz en sus mirada y que cuando la vuelves a ver saca a tu niña interior para acariciarla…y a ti…que te puedo decir hoy, sabes escuchar tb…y después de escuchar tu voz y tu empatía es tan grande que es liberador, hoy te doy las gracias más que nunca por haberte escuchado, me siento algo más tranquila…y por esa Bellas que me encontré y supieron escucharme…ojalá aprenda a escuchar como tu, con el corazón, gracias Ana…

    • Me alegro que estes mejor, más tranquila.
      Si lo pones en práctica, lo aprenderás, no es algo heredado que venga de serie, es una aptitud que se puede aprender y una actitud, es querer hacerlo.
      Ya me contaras como te va,
      Un abrazo muy grande, ánimo. 💜

  5. Un artículo estupendo, una clase de escucha fenomenal.
    Me ha aportado muchísimo, es algo que estaba buscando hace tiempo y que has resumido estupendamente.
    En cada artículo te superas.
    Un abrazo.

    • Que bien Peña que te haya llegado lo que estabas buscando.
      Gracias, no sabes cuanto me alegro de que me leas y te aporte.
      Un abrazo grande💜

  6. Precioso relato, la compañía que se le puede dar a una persona que se siente sola, es saber escucharla y hoy día hay muchas personas mayores que se han encontrado aisladas por en confinamiento y una simple llamada de teléfono les ha dado la vida, menos mal que siempre hay gentes que se ocupan de llenar esos espacios a muchas personas.

    • Gracias!!!
      Ojalá sean cada vez más los oídos que escuchen y no solo a los mayores, que tanta falta les hace, también a personas más jóvenes que también se sienten solas y a todas las que en algún momento necesitamos que nos escuchen.
      Un abrazo Toñi💜

    • Sí, tan importante, la buena noticia es que es cuestión de actitud, de querer hacerlo y de practicar.
      Así que si lo pones en practica, que yo creo que ya lo haces, me cuentas.
      Gracias Carmen.
      Un abrazo grande💜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar el comentario puedes facilitar tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos. Para poder enviar el comentario debes aceptar mi Política de Privacidad.

  • Responsable de los datos: Ana Arnáiz
  • Finalidad: Responder a los diferentes comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso
  • Destinatario: Ana Arnáiz.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.

Publicar comentario